Objetivos y coberturas temáticas


Cuando la revista TAREAS se fundó en 1960 el grupo de ‘jóvenes intelectuales’ – tal como se llamaban a sí mismos – planteó que la nueva publicación se dedicaría a ‘interpretar los problemas nacionales a través de coincidentes supuestos y categorías, y la aspiración a cancelar esos mismos problemas a través de un pensamiento que a la vez derive e incida sobre lo concreto’. Desde aquella época, la realidad panameña y los problemas que enfrenta se han transformado muchas veces. Sin embargo, los objetivos de la revista siguen vigentes: “interpretar los problemas nacionales” con el propósito de proponer soluciones que se validen en el marco de los estudios del más alto rigor.

Los jóvenes intelectuales – filósofos, historiadores y juristas – tenían objetivos claros en el marco de una realidad cultural que querían conocer mejor. El núcleo se rodeó de economistas, sociólogos y politólogos para aplicar el método de las ciencias sociales. Incluso, no faltaban matemáticos, físicos y biólogos que junto con artistas, periodistas y artesanos se reunían para escudriñar la realidad con el fin de producir nuevos conocimientos.

Han pasado 56 años y la revista ha cambiado. Los temas y los retos son nuevos y los investigadores han sido reemplazados por nuevas generaciones. El objeto de estudio sigue siendo el mismo: la nación panameña, sin perder de vista que es un eslabón en un mundo cambiante. A su vez, el método de estudio ha alcanzado nuevas alturas sin perder su base que se sostiene sobre la ciencia y las humanidades.

En la actualidad, la revista convoca a los estudiosos panameños y de otras nacionalidades a publicar los resultados de sus investigaciones en sus páginas. Tres veces al año la revista sale a la luz pública con un conjunto de artículos que son revisados cuidadosamente y preparados para aparecer en forma coherente para un público cada vez más exigente. TAREAS mantiene su compromiso con los fundadores quienes no abandonaron su objetivo que siempre fue interpretar los problemas nacionales.

La revista privilegia los artículos que provienen de las ciencias sociales y el método de investigación de esa área del conocimiento. También privilegia los ensayos de los mejores escritores que enfocan los problemas nacionales e internacionales. Igualmente, se mantiene al tanto de los avances en el campo de la literatura y sus expresiones.

La producción y difusión de conocimiento nuevo y la cultura constituyen un todo dinámico. Tareas considera que la realidad económica, social y política configura una totalidad dinámica dentro de la cual hay variables condicionantes y condicionadas. El espíritu es, por cierto, una variable condicionada, pero dinámica. Cultura y pensamiento son, pues, reflejos de coyunturas históricas y sociales.

La revista es un espacio académico para analizar las teorías críticas que abordan la realidad nacional e internacional. Desde la publicación del primer número en octubre de 1960, hasta el presente, el objetivo del debate es la aproximación a la realidad social desde una visión rigurosa, multidisciplinaria e interdisciplinaria. Es una revista crítica de los enfoques ortodoxos que tienen como objetivo el pensamiento único. Invita a todos los investigadores de pensamiento crítico a contribuir a sus páginas.

Hacemos nuestras las palabras del director fundador de TAREAS, Ricaurte Soler: “En la seguridad de que hay un público panameño, culto y responsable, que siente, como nosotros, la necesidad de acometer “tareas”, ofrecemos a su consideración esta revista. Su éxito no sólo sería nuestro, sino también de ese público al cual hoy nos dirigimos”.